Vinophonics «¿a qué suena un viñedo?

A qué suena un viñedo? 
Esta pregunta fue la que me hizo Mike Barrow para explicar la idea que tenía en mente cuando comenzó a conocer el trabajo que vengo realizando con Antonus fabricando instrumentos musicales electrónicos inspirados en diseños clásicos. 
En Antonus trabajamos en primer lugar recreando el mítico sintetizador analógico ARP 2600. Con esa principal motivación que es aportar de nuevo el carácter de sonido, interfaz de control y el diseño físico del instrumento Antonus comenzó a desarrollar una linea de equipos basados en esa filosofía siempre manteniendo un marcado componente de fabricación artesanal y mucha dedicación en la terminación de los equipos.
Mike inspirado por esa forma de trabajar, por esas terminaciones y por el sonido electrónico clásico comenzó a proponerme la idea de desarrollar algo que pudiera hacer música con el viñedo de Costa Flores que tiene en Mendoza, Argentina. https://costaflores.com/en.html

Costa Flores es un viñedo de producción orgánica donde se produce el vino MTB con variedades Petit Verdot, Malbec y Cabernet Sauvignon. Costa Flores tiene de particular una infraestructura de registros singular, en la que diversos sensores repartidos a lo largo del viñedo van registrando datos como, humedad del suelo, temperatura ambiente, presión atmosférica… etc. Estos datos se recogen y se suben a una plataforma blockchain donde quedan registrados. Esta plataforma blockchain también es utilizada para emitir token en función de cada cosecha, con lo que la bodega emite su propia moneda dependiendo de como ha ido la cosecha de cada año.

Con esta base se comenzó a trabajar la idea de interpretar esos datos de alguna manera para poder producir sonidos en tiempo real. El dispositivo y proyecto se bautizó como Vinophonics aún antes de definir su forma y funciones definitivas.
Una premisa era que el dispositivo tuviera forma física, que fuera un instrumento musical tocable, descartando así solo tuviera representación virtual en un programa o aplicación informática.

Además ese instrumento debería ser capaz de generar sonido basado en tecnología analógica y mediante controles físicos. Este punto es algo por supuesto en Antonus nos hemos especializado.

Además el equipo debía ser capaz de conectarse vía Internet al blockchain para acceder a los datos del viñedo, y transformar esos datos a valores de voltaje que es el lenguaje que los sintetizadores analógicos necesitan para componer sus estructuras sonoras.

Después de bocetos y conceptos la idea se fue concretando en que el proyecto Vinophonics se conformaría en por una parte el instrumento Vinophonics en sí y por otra parte el sintetizador Antonus 2600. De está forma aprovechamos la gran capacidad musical y de síntesis de sonido que tiene el modelo 2600 de por sí y Vinophonics pueda desarrollar un papel de interfaz entre el mundo digital del blockchain y el mundo físico y eléctrico con el que se comunica con el 2600. Aunque la idea principal de Vinophonics es trabajar con esa pareja inicial también se quiso dar la libertad de poder añadir otros sintetizadores analógicos al conjunto o bien incluso sustituir el 2600 por otro sintetizador analógico que tenga puntos de conexión y tenga una norma de control por voltaje.

Vinophonics se inspiró de manera muy especial en el secuenciador por pasos Antonus Step Brother. El Step Brother es un instrumento pensando para tocar un sintetizador analógico controlado por voltaje de forma que se puedan definir secuencias melódicas y patrones expresivas usando sus 16 pasos secuenciales y muchas herramientas de generación y modificación de señales electricas que incorpora. Además la estética con el 2600 es en todo momento pareja por sus proporciones, calidades y acabados así como su filosofía de instrumento – maletín donde el gabinete forma parte de su propio estuche. Tan solo es necesario cerrar su tapa para recoger el instrumento y transportarlo cual estuche de una guitarra o saxofón.

Aunque los roles se hayan separado en grandes bloques quedaba mucho por definir del Vinophonics en sí. 
Por ejemplo un punto importante por su complejidad fue tomar la decisión de poder realizar una función de transferencia física. 
Se tomaron 16 parámetros del viñedo como referentes para la interpretación sonora. La idea es que que esos datos además de transformarse en sonido también tuvieran una representación física mediante movimiento. Para realizar esto los datos serían transformados en señales eléctricas que moverían cada uno de los 16 principales controles del Vinophonics. Esos 16 controles principales son potenciometros deslizantes (sliders) motorizados de 60mm los cuales van a responder tanto a la señales que reciba del Blockchain como el movimiento físico del operador que esté delante del instrumento en cada momento.

Vinophonics otorga por defecto una señal que puede ser estática, oscilante o aleatoria a cada uno de los 16 parámetros. Esas señales provienen tanto del Vinophonics en sí gracias a su sección de generación y manipulación de señales como pueden venir de cualquier equipo con el que se interactue usando cables de conexión jack de 3,5mm. Este tipo de filosofía de conexionado está inspirado en los sintetizadores analógicos modulares los cuales realizan la interconexión de sus partes usando cables.

Con estos 16 canales Vinophonics tiene la capacidad de procesar cada canal de manera individual mediante atenuación, realizar funciones de suma en varias partes como si un mezclador de señales se tratase, además de ofrecer una salida secuencial mediante la cual se van conmutando consecutivamente cada uno de los 16 canales en una única salida. Esta función está tomada de la idea de un secuenciador musical por pasos pero en lugar de secuenciar valores fijos como pueden ser «notas musicales» lo que se va a secuenciar son eventos dinámicos los cuales pueden estar estáticos o en constante cambio dependiendo de la señal que esté presente en ese momento en cada canal. Se pueden secuenciar «notas» o modulaciones o secuenciar porciones de audio a medida que se van secuenciado los diferentes canales cada uno con diferentes señales.
Cada uno de los canales tiene una función pre conectada o normalizada pero esta señal puede ser interrumpida en cualquier momento por una señal diferente ya sea del mismo Vinophonics, de un sintetizador o un dispositivo externo.

Cuando Vinophonics conecta con el blockchain cada slider se moverá a la posición correspondiente de la escala del parámetro que maneja. Por ejemplo si el canal 5 obedece a la radiación solar, en horas nocturnas el slider estará en posiciones bajas y a medida que sale el sol el slider irá subiendo su posición. De esta forma no solo vemos una representación física (slider en movimiento) de un fenómeno remoto si no que además tenemos una representación sonora de ese evento. El conjunto de sliders irán dibujando diferentes patrones dependiendo del clima y la hora. Como los parámetros ambientales cambian lentamente la actualización se corresponde cada vez que una actualización de datos se emite desde el viñedo al Blockchain. Cada vez que se sincroniza una nueva tanda de datos el indicador luminoso de Blockchain presente en el panel Vinophonics se iluminará.

Todo el resultado sonoro de esta interacción será capturado por el mismo Vinophonics y será retransmitido en directo mediante tecnología Streaming de forma que cualquier persona del mundo pueda sintonizar lo que Vinophonics está generando como si de una retrasmisión de un concierto permanente se tratase.

Hasta aquí se resume la interacción viñedo-sonido-usuario.

La cosa no obstante no queda aquí, ya que una siguiente etapa del concepto será incorporar la experiencia del consumidor del vino de la bodega en todo esto. 
El planteamiento es que el consumidor de una botella de vino tenga la opción de usando su dispositivo móvil o computador el poder digitalizar el código de barras de la botella para tener acceso a diversas opciones que le ofrece la marca, entre ellas será el poder usar durante un tiempo limitado una aplicación mediante la cual va poder usar los 16 canales de Vinophonics usando una represantación virtual del panel de control en su tablet, móvil o computadora.

De esta forma el consumidor puede mover esos controles virtuales y a su vez Vinophonics recogerá esa información haciendo posible que el slider que esté moviendo el usuario desde un lugar remoto se traduzca en movimiento real a distancia y por consiguiente también en un cambio del material sonoro que está ejecutando ese control.
A su vez el usuario recibe en su panel táctil virtual cualquier variación de los controles que se estén dando de una manera directa por un operador físico y gracias a la tecnología streaming poder escuchar el resultado sonoro de todo ello.

Para ayudar a poner orden con tantos interpretes se definió un selector de modos en el panel.

Vinophonics tiene un selector que indica el modo de uso, los cuales son tres posiciones:
Local: Donde solo el usuario operador que está delante tiene capacidad de manipular

Blockchain: Donde se añade a la operación los datos del Blockchain del viñedo.

Remote: Donde a los dos factores anteriores añadimos el control de un usuario remoto mediante aplicación web del panel virtual.

De esta forma el usuario puede ir sumando o restando actores a la sesión con Vinophonics.

Con ello se cierra un circulo interactivo muy profundo donde se levantan las barreras de las distancias y permite comunicación a tres bandas entre dos personas en cualquier parte del mundo que van a compartir sensación física mediante los controles motorizados, sensación sonora por el resultado de las interacciones del sintetizador y además se podrá interactuar a tres bandas al incluir el factor de los datos que el viñedo sube al Blockchain. Dos personas físicamente separadas y el viñedo tocando todos juntos.





Wiki de OPENVINO

El proyecto Vinophonics se documenta dentro de la Wiki de Costaflores. A medida que el proyecto avanza y evoluciona se irá documentando en http://wiki.costaflores.com/display/OP/Vinophonics

Este proyecto está enmarcado dentro del proyecto Openvino. El proyecto Openvino es un complejo grupo de diferentes proyectos que giran alrededor del viñedo Costaflores y el vino MTB, como puede ser Blockchain, Criptomoneda basada en vino, robótica en viñedos… todos los desarrollos se pueden seguir en http://wiki.costaflores.com